Cómo trabajar desde casa con tu bebé 

Algo que llevo intentando averiguar desde que soy madre es cómo trabajar desde casa con tu bebé. Yo soy fotógrafa profesional y, excepto las sesiones de fotos en exteriores, el resto del tiempo trabajo en mi estudio, que está en mi casa. Allí tiene lugar el 80% de mi trabajo: responder emails, editar imágenes, preparar campañas de marketing, actualizar portfolios, preparar nuevas líneas de servicio…  es un trabajo que requiere de bastantes horas y desde que Óliver nació mi tiempo se ha recortado drásticamente.

Por suerte ha coincidido que estos meses mi chico ha tenido bastante tiempo para dedicarnos, así que cuando está en casa él se queda con Oli mientras yo adelanto lo que puedo. Desde que mi tiempo es tan reducido, soy el doble de productiva y una hora me sirve como 3 de las de antes… ¡así que no hay mal que por bien no venga!

Pero Luis no siempre está en casa para turnarnos al enano, así que muchas veces me tengo que poner a trabajar con él. Ya tiene casi 6 meses y en este tiempo he desarrollado algunos trucos para adelantar trabajo mientras le tengo conmigo.

1. Tu lista de tareas es muy importante.

Para mí es muy importante llevar una lista de tareas pendientes actualizada, para tener de un vistazo delante las cosas pendientes sin tener que almacenarlas en el cerebro, donde me ocupan espacio. Antes de ser lo hacía en alguna agenda bonita o block de notas, pero como ahora no tengo acceso 100% a ellos (están siempre en el estudio) y es muy importante apuntar cada tarea conforme te viene a la mente, ahora utilizo Todoist, una app gratuita del móvil de listas de tareas que se sincroniza con el ordenador. Cada vez que me acuerdo de algo lo apunto ahí desde el móvil, y cuando por fin saco una horita de trabajo abro Todoist en el ordenador y ahí está todo. Así me ahorro los 10min de pensar qué tengo que hacer cuando me siento delante del escritorio.

2. Clasifica las tareas.

Todoist, además de servir para vaciar tu cerebro de todas las tareas importantes y que no se pierdan en tu mente llena de asuntos de bebé, tiene una función muy importante y es que te permite clasificar las tareas por proyectos. Yo utilizo esta función para clasificar mis tareas en tres tipos:

  • Tareas de ordenador que hay que realizar concentrada. Estas tareas sólo las puedo hacer cuando Óliver está con su padre. Cuando me releva un ratito, corro a tachar tareas de esta lista. En mi caso son cosas que hay que realizar concentrada: actualizar la  web, planificar campañas y demás.
  • Tareas de ordenador que son sencillas. Estas tareas las puedo hacer a la vez que cuido de Óliver en el estudio. Más abajo te cuento cómo le entretengo. En mi caso, estas tareas incluyen editar fotos, por ejemplo.
  • Tareas móviles. Estas tareas las puedo hacer desde el móvil en cualquier sitio. Incluyen responder emails, escribir posts para el blog o textos de Instagram…

3. Muévete

No pienses que sólo puedes trabajar desde tu escritorio. ¡Con un bebé tienes que ser creativa! Hoy en día, el móvil es como un mini ordenador que nos permite trabajar on the go. Hay muchos momentos que puedes aprovechar para esto: yo escribo posts mientras paseamos por el barrio (llevo a Oli en la mochila de porteo y va o bien dormido o bien cotilleando las cosas), respondo emails si se queda dormido a la teta y me da pena levantarme…  Cada vez que tengo un rato, abro mi lista de tareas móviles que os comentaba en el punto anterior y me pongo a trabajar.

4. Prepárale un espacio de juegos en tu zona de trabajo.

Para realizar aquellas tareas que debo hacer en el ordenador, pero que son sencillas y puedo ir haciendo mientras cuido a mi bebé, he acondicionado un rincón del estudio para él. Es muy sencillo, sólo necesitas algo blandito (puede ser una alfombra puzle de actividades, o una playmat). En mi caso utilizo una playmat de Bandide Kids porque es más fácil moverla cuando vienen clientes. Sobre ella le coloco algunos juguetes que le gusten especialmente, e intento que sólo los utilice cuando estamos en el estudio, para que le sigan interesando durante un rato, ya que se aburre muy rápido de las cosas. Como Óliver ya se sienta y medio gatea, se los disperso un poco para que tenga que moverse y se entretenga.

Como a veces estoy mirando la pantalla de seguido un rato (aunque es muy importante estar pendiente del bebé y mirarle cada poco) le tengo puesto un juguete de la marca Lilliputiens que a la vez le entretiene y le mantiene seguro. Se trata del lobo Nicolás en tamaño grande: tiene forma alargada y es bastante alto, por lo que lo coloco detrás de él y así si se cae para detrás no se hace daño, y además le corta el paso hacia zonas de las que prefiero que se mantenga alejado (el armario de atrezzo, por ejemplo). Como es un juguete pensado especialmente para bebés, tiene texturas integradas para que él vaya tocando y descubriendo, sus orejas crujen (que es lo que más le puede gustar del mundo), le cuelgan anillas de las que tirar, tiene un espejito de seguridad para que se vea, y es tan grande que se apoya en él y descansa. Así puedo encargarme de las tareas de mi segunda lista.

El lobo Nicolás y el resto de productos de Liliputiens los descubrí en un evento que realizó la marca hace unas semanas, donde coincidí con otras mamis mientras los peques probaban y descubrían productos. Martina, la hija de mi amiga Bea, se lo pasó genial cuidando del pollito.

Le eché el ojo a un tapete de pared para trabajar con ellos el paso del tiempo, y que vayan aprendiendo las estaciones, los días de la semana… seguro que será mi próxima adquisición. La verdad es que Liliputiens es una marca de juguetes muy cuidada, donde miman cada detalle (no hay más que ver al lobo, en cada rincón tiene algo que le entretiene) y a Oli y a mí nos gustan mucho sus productos.

Espero que mis ideas os hayan servido para ser más productivas trabajando con vuestros peques. ¡Nos vemos en el próximo post!

*Las fotos del evento son de Silvia Buján. El post es en colaboración con Lilliputiens.

 

5 Julio, 2017
/
Previous Post Next Post

Leave a Reply

You may also like