La bolsa del hospital

Posted in Maternidad by

¡Hola! Cuánto tiempo llevo sin escribir por aquí, para mí este embarazo ha sido un viaje hacia dentro tan profundo que he retirado mi energía de un montón de cosas que no la necesitaban tanto. Ya te conté cómo empezó este embarazo y las sensaciones que tuve al principio; todo esto se pasó a partir de las 19-20 semanas y he logrado con Kiran una conexión muy profunda y especial que creo que no conseguí tener con Oli cuando estaba en la tripa, quizá por ser mi segundo bebé y por saber ya cómo de grande y especial es el amor hacia un hijo…

Hoy quería compartir qué cosas he metido en la bolsa del hospital, porque esta vez estoy haciendo las cosas algo diferente. Con Oli llevé muchos ‘’por si acasos’’ al hospital y realmente no utilicé prácticamente nada, así que esta vez mi bolsa es mucho más minimalista y sencilla. Además, está planeado que Oli se quede a dormir con nosotros allí en el hospital, con lo que también tengo que tener en cuenta las cosas que él va a necesitar cuando estemos allí. Su bolsa es separada de las nuestras y la traerá mi madre cuando venga a traerle también a él para conocer a su hermano. Estoy de 38 semanas y aún no he preparado del todo las bolsas, pero al menos tengo claro lo que necesito y me ha llegado casi todo a casa… ¡con el segundo todo va de otra manera!

Para mamá

  • Compresas de maternidad – Esta vez he elegido estas compresas de la marca Natracare, que llevan un recubrimiento de algodón orgánico certificado, y son libres de plástico, cloro, blanqueantes y fragancias. Son algo caras pero como sólo se usan unos días me merece la pena.
  • Compresas para la cuarentena – Como con Oli estuve varias semanas manchando esta vez me he hecho con un arsenal de compresas de algodón orgánico para esos días, ya que no se puede usar la copa menstrual en el posparto (que es lo que utilizo cuando tengo el período). He comprado estas de la marca Organyc.
  • Braguitas de rejilla – Seguramente usaré las que hay en el hospital, pero también he comprado estas de la marca Chicco por si en casa me sigue apeteciendo usarlas un par de días. Cuando deje de utilizar las compresas de maternidad, me pasaré a las braguitas normales de algodón.
  • Bálsamo natural para el periné – He comprado esta pomada natural de la marca Earth Mama para calmar y refrescar la zona tras el parto. Lleva aceites esenciales, hierbas y una base de aceite de oliva, es súper natural y reconforta bastante. De la misma marca quería comprar también este spray, la idea es usar primero el spray tras ducharte o visitar el baño (para limpiar y refrescar) y luego aplicar la pomada para ir curando y desentumeciendo la zona, pero al final el spray no lo he comprado porque ya no me da tiempo a que llegue antes de mi FPP.
  • Mi botella de agua de 750ml (la adoro, va conmigo a todas partes) y varios bricks de agua de coco. El agua de coco es buenísima para reponer minerales y es ideal para hidratarte durante el parto. A mí me gusta mezclarla con agua filtrada para rebajar un poquito el sabor y que dure más. Me lo irá preparando Luis conforme lo vaya bebiendo.
  • Mi neceser: sólo llevo un jabón para cara y cuerpo (me llevo uno de almendras de Alba Guiluz Botánica que me regaló mi amiga Eva, que es muy suave y neutro para no irritarme la zona del periné, y además es el que usaré con Kiran cuando le empecemos a bañar, que no será en el hospital ni mucho menos), una crema hidratante natural, pasta y cepillo de dientes, mi cepillo del pelo y un bote de aceite de coco para hidratar.
  • ¡Zapatillas de estar por casa y chanclas para la ducha! Mis dos básicos del anterior parto, estuve muy, muy feliz de no habérmelos olvidado.
  • Un conjunto de ropa premamá limpio para la salida del hospital (por si me manchara el que llevaré cuando ingrese si rompo aguas)
  • Discos de lactancia reutilizables de bambú – Los compré en mi primera lactancia y durante ocho meses los utilicé a diario, me parecen maravillosos y ya los tengo preparados y lavados para esta nueva aventura.

 

Y ya está, para mí no me llevo nada más. Me encantan los camisones del hospital, que se abren mucho en el pecho para permitir el piel con piel, y te lo cambian cada vez que lo pides (en mi caso, muchas veces), y no siento la necesidad de llevarme uno mío. Tampoco necesitaré bata porque hace mucho calor allí, ni lanolina ni pomadas para los pezones porque ahora ya sé que lo que mejor funciona es dejarlos secar al aire o, si acaso, un poquito de aceite de coco o de oliva.

Para Kiran (el bebé)

Si en mis cosas he reducido (realmente no tanto porque en el primer parto utilicé compresas y braguitas de rejilla del hospital, pero esta vez quería productos orgánicos), en las de Kiran ya ni os cuento. Con Oli me llevé tres mudas completas y finalmente no le puse ninguna. Mi instinto me pedía tenerlo desnudito, sólo con el pañal y envuelto en una manta, para poder estar piel con piel conmigo durante toda la estancia, y sólo usé un pijama, que le puse para salir del hospital y que fuera cómodo. Así que esta vez no me llevo nada de ropa, sólo un pijamita (y un body, por si acaso), pero a cambio me llevo tres mantas en lugar de una (ya que al estar todo el rato con ella, la única que me llevé la primera vez se manchaba bastante y mi madre tuvo que traerme mantas de repuesto).

 

  • Pijama
  • Body
  • Tres mantas
  • Gorros de varias tallas (a Oli no le cabían las más pequeñitas, pero al parecer K viene más pequeño…)
  • Toallitas Waterwipes – En casa utilizamos para los cambios de pañal una esponja y un cubito de agua, pero para cuando estamos fuera nos encantan estas toallitas sin químicos, su único ingrediente es agua y un 1% de esencia de frutas. Con esto le limpiaremos en el hospital hasta llegar a casa, donde le espera su esponjita.
  • Tres muselinas

 

¡Y ya está! No me llevo pañales porque utilizaré los que tienen allí en el hospital, aunque en casa creo que nos vamos a lanzar con los pañales de tela para recién nacidos. Con Oli los hemos usado intermitentemente desde los 6m (tengo pendiente un post contando mi experiencia) y tengo curiosidad por ver qué tal nos van con un recién nacido. Tampoco llevo nada para hacerle las curas del ombligo, porque sólo lo lavaremos con agua templada y un poquito de jabón neutro del que llevo para mí. No vamos a bañar a Kiran en al menos dos semanas, porque es muy beneficioso para ellos que respetemos el tiempo que tiene su piel de construir defensas aprovechando las bacterias del canal de parto y los posibles restos de vérnix caseosa que le queden en la piel, y cuando lo hagamos será sólo con jabón neutro en el agua, no sobre su piel.

Para Oli (el mayor).

¡Qué raro se me hace llamarle el mayor! Para él he metido muchos pañales, cuatro mudas completas y dos pijamas, porque no sé cuánto tiempo estaremos, aunque nuestro plan es pedir el alta voluntaria al día siguiente del parto, si todo va bien. También traigo su jarrito de leche (le relaja mucho tomarla de noche) junto a un brick de leche de avena y nuestro cacao puro, para que al menos tenga ese sabor de casa. Esto realmente lo he metido para casa de mi madre (donde pasará el tiempo que dure el parto) porque no sé si en el hospital tendremos acceso a un microondas, pero si fuera así sería un plus y nos vendría genial. También un par de cuentos, varios juguetes, y una foto suya enmarcada para tener lista en la habitación cuando venga a conocer a su hermano, como recomendó Miriam Tirado en un vídeo sobre ese primer encuentro.

Otros

Para el parto llevo también mi saco de semillas, mi libro de cabecera sobre partos y un japa mala de meditación que quiero llevar puesto para darme fuerza cuando llegue el momento. Además, antes de salir de casa guardaré los cargadores de móvil y demás, la batería extra que tenemos, y el historial de embarazo. También tengo que preparar algunos tuppers de comida sencilla que pueda tomarse fría, porque soy vegetariana y en el menú del hospital para los enfermos nuestras opciones son limitadas, y creo firmemente que la nutrición de los primeros días postparto es muy importante. Mi madre también me traerá algunas cosas, pero siempre es bueno llevar un tupper por si acaso.

¡Y esto es todo! ¿Crees que me dejo algo muy importante? ¿O al final paseamos bolsas y bolsas de cosas innecesarias?

 

Este post no está patrocinado por ninguna marca. Los links de Amazon son links afiliados, lo que significa que si compras a través de ellos me llevo una comisión, pero todos los productos los he elegido yo. Gracias por permitir que el blog siga creciendo.

 

26 enero, 2019
/
Previous Post Next Post

Leave a Reply

You may also like