Reiki, mi experiencia aprendiendo el Nivel I

Como os contaba esta semana en Instagram, el fin de semana pasado asistí a un curso de Nivel I de Reiki. Según la encuesta que publiqué en Stories más de la mitad sabíais ya en qué consiste el Reiki, pero muchos otros no tenías ni idea. Igual que yo antes de ir al curso; no sabía apenas en qué consistía, preferí ir con la mente en blanco y sin ideas preconcebidas. Así que os voy a contar qué viví y cuáles fueron mis sensaciones en esta experiencia.

Quiero pedir antes de empezar un poco de respeto en los comentarios. Si lo que te cuente te llama la atención y te convence: ¡genial! Si no es así, estás en tu derecho, pero te pido que no dejes comentarios negativos despreciando mi experiencia. Si quieres hablar de locura, de sugestión, de problemas mentales y demás, mejor lo comentas con alguien que opine como tú y así no me entristeces ni me ofendes.

reiki

¿Qué es el Reiki?

Dicho esto: yo no soy una persona muy creyente, no creo en Dios y soy bastante escéptica. Este tipo de cosas me llaman la atención pero necesito pruebas empíricas para creer que algo es cierto. Por eso, por si sois como yo, voy a contar sobre todo qué cosas sentí y experimenté (y sigo experimentando) que me hacen confiar en el Reiki. Por si os interesa apuntaros a algún curso os cuento que mi maestra de Reiki es Eva de Alas y Raíces (una casualidad preciosa que su empresa se llame como este blog), es una mujer maravillosa y llena de sabiduría, si el Reiki os llama la atención sus cursos son muy especiales. Puedes encontrarla en Facebook e Instagram.

El Reiki es una terapia complementaria a la medicina tradicional, y está reconocida como tal por la OMS. Es complementaria, como su nombre indica, no pretende sustituir ningún tratamiento, medicación, operación o tratamiento convencional. La descubrió un japonés que se llamaba Mikao Usui, y es básicamente movimiento de energía. Se practica de manera que el reikista transmite a su paciente/cliente a través de sus manos la energía vital del universo, que es accesible a todos, y con ella le quita el estrés, le relaja, e incluso puede sanarle. Cualquiera puede recibir Reiki y cualquiera puede darlo, aunque para ello es necesario pasar por una iniciación en la que un maestro te abre el canal de la energía.

Mi experiencia

Cuando yo llegué al curso no sabía nada de esto, claro, ya os digo que fui con la mente en blanco totalmente. Allí hablamos de teoría, hicimos unas meditaciones guiadas, compartimos experiencias… fue precioso. El primer día Eva nos hizo nuestra ceremonia de iniciación para abrirnos el canal. Yo reconozco que para ese momento estaba algo escéptica aún. Mantuve los ojos cerrados y como no conocía la ceremonia, al notar un calor muy fuerte en la frente (donde está el tercer ojo) pensé que el ritual incluía acercanos alguna de las velas que había en la sala para purificarnos, o algo así. Os prometo que sentí calor físico como el de una vela. No fue hasta más tarde, cuando comentamos la experiencia, que descubrí que las velas no se habían movido de su sitio; el calor me lo habían transmitido las manos de Eva.

Al día siguiente (el curso dura un fin de semana) continuamos con la teoría, más meditaciones guiadas (en la que vi cosas que hasta me hicieron que se me cayera alguna lágrima), más compartir, más abrirnos a los demás… Después de lo de la iniciación creía algo más en el tema, pero nunca me habían dado Reiki en mi vida y no sabía qué se experimentaba. Cuando llegó el momento de las prácticas y un compañero me lo hizo a mí, volví a notar ese calor tremendo que emitían las palmas de las manos, como las llamas de una vela. La sensación era de calma y relajación, una relajación tremenda y completa de todos los músculos de mi cuerpo. Al terminar hasta le pedí que me pusiera de nuevo la mano cerca de la cara para comprobar si ese calor esa su propia temperatura corporal, pero la sensación no era la misma.

reiki reiki reiki

Cuando fue mi momento de dar Reiki por primera vez, tendríais que haberme visto, estaba bastante nerviosa y temblando de pensar que no me iba a salir o que la energía no iba a querer pasar por mí. Pero al hacer la conexión previa a la sesión noté el mismo calor en mis manos. Esta primera vez fue un calor muy fuerte, más del que siento ahora cuando lo hago en casa, mucho más. Creo que fue esto lo que me quitó las dudas por completo, aunque para creer en ello me ha hecho falta experimentarlo en casa y tengo aún mucho que conocer y leer sobre el tema.

Lo probé por primera vez en Nanito, que es un gato muy activo y durante las siestas de Oli se pone como loco a tirar todo, arañar muebles y maullar. Le di un poquito de Reiki y al minuto se fue a acurrucar al lado de Oli y se quedó dormido. El sueño y el relax le duraron como 3h, hasta llegó el despertar de Oli y le acariciaba y le cantaba y el gato seguía dormido como un tronco…

Esa noche lo probé en Óliver, que estaba muy activo, se soltaba del pecho todo el rato, se levantaba, se volvía a sentar, cantaba… dicen que los niños y los animales, como no le ponen mente y no piensan que eso es un cuento de chinos, notan mucho más sus efectos. En el caso de Oli fue inmediato, le di Reiki mientras mamaba y pasó de estar cantando y riendo a estar dormido en dos minutos. Desde entonces varias veces se lo he hecho y de momento todas se ha dormido rápido y relajadito. También lo he probado en adultos (Luis, mi madre) y ellos también han sentido sus efectos (sobre todo mi madre, Luis es muy escéptico y dice que lo que le relajaba eran mis manos, no la energía). Y, por supuesto, en mí misma también lo hago a diario, de momento me ayuda con el insomnio y la tensión de la mandíbula.

¿Es real o no? No lo sé. Creo que para quien cree en ello, es real. Desde luego, algo que te hace relajarte, respirar hondo, tocar a tus seres queridos, conectar… siempre va a ser bueno independientemente de las creencias que tengas. Yo os recomiendo que hagáis un curso aunque no estéis muy convencidas, como era mi caso.. igual os lleváis una sorpresa!

reiki reiki reiki

17 mayo, 2018
/
Previous Post

6 Comments

  • Reply María

    Yo no creo en nada de esto pero lo cuentas de forma tan bonita que hasta dan ganas de probar y ver qué pasa. Me alegro de que al menos a ti te haya servido y te encante 💛

    17 mayo, 2018 at 1:46 pm
    • Reply Julia Puig

      Gracias bonita! <3 Me ha encantado tu comentario, ojalá fuera así todo el mundo que no cree en esto!

      17 mayo, 2018 at 1:50 pm
  • Reply Victoria

    Hola!!Yo soy muy escéptica, pero cuando estaba super estresada, preparando una oposición, tenía muchos dolores de cabeza.Entonces me lo comentó una amiga y me ayudó mucho. Es como dices, notas el calor, relax y en algunos momentos hasta ganas de llorar. Un beso!

    18 mayo, 2018 at 12:00 am
    • Reply Julia Puig

      Qué guay, cuánto me alegro de que te ayudara. A mí también me dan a veces las ganas de llorar, creo que son emociones retenidas! Un besazo

      18 mayo, 2018 at 10:52 am
  • Reply Gastón

    Hola Julia, realmente adoro la ternura y la calidez con la que escribes. Ni si quiera te conozco y muy probablemente nunca te conocere, pero esa calidez que emanas hace que te sienta de una manera cercana, como si fueras una amiga que ya no veo hace tiempo.
    mi madre hacia reiki, yo era tan o más escéptico que tu o luis. Es increíble lo que me ayudaba en mi infancia. Ahora hace mucho que que no recibo reiki, pero este post me ha dado ganas de acercarme otra vez.
    Un abrazo grande desde el otro continente para ti, luis y el precioso de oli ( que hermosas le qudan esas boinas)

    18 mayo, 2018 at 2:16 am
    • Reply Julia Puig

      Gracias Gastón, qué bonito cumplido 🙂 Me alegro de poder conectar contigo así y de haberte animado a acercarte de nuevo al Reiki! Qué guay haber podido beneficiarte de ello en tu infancia. Un besazo enorme para ti!

      18 mayo, 2018 at 10:53 am

    Leave a Reply

    You may also like